De mis extensiones favoritas de chrome

Este no es un post de experto ni siquiera para dummies. Como autodidacta en el mundo online (tanto de herramientas, como contenido, como programas) soy una gran devota de ‘San Google’ y por tanto, absolutamente convencida de su efectividad y sapiencia, más aún cuando no tienes un gurú a mano al que preguntarle tus dudas (las grandes y las pequeñas).

El orden no es lo mío, aunque no pierdo la esperanza, pero soy muy consciente de la importancia de tener todo a mano y clasificado para ahorrar tiempo y, sobre todo, no dispersarse (algo muy habitual cuando navegas). El tiempo es oro, su gestión puede ser tan sencilla como quieras. Así que es fundamental conocer las herramientas que pueden ayudarte a maximizarlo.

¿Por dónde empiezo?

Yo empecé por el navegador, probar con los que hay disponibles y elegir el que más te gusta y mejor se adapta a ti. ¿Perogrullada? En absoluto. Los he probado casi todos y siempre he vuelto a casa, a Chrome.

Si lo tuneas a tu manera puedes tener varios usuarios, yo tengo más de dos porque soy de Bilbao y hasta en esto se nota la chulería, pero se puede empezar por lo básico: un usuario personal y uno profesional.

¿Para qué?

Simple. Puedes determinar las páginas que quieres para que, al abrirlo, siempre salgan con el usuario por defecto. Así, con mi usuario personal tengo mi correo, las redes sociales que utilizo habitualmente, el drive y una hoja de buscador (de ésta hablaré más adelante porque es mi nuevo ‘juguete’).

Con el usuario profesional tengo el correo del trabajo, hootsuite, producteev y Business Facebook, vamos, lo que utilizo habitualmente para trabajar.

Cada usuario tiene un nombre y una foto identificativa. Crearlo es muy sencillo pero este post no es un tutorial de cómo hacerlo, al final me disperso y termino hablando de otra cosa. Este post era sobre mi última extensión añadida. En principio, y a diferencia que con los perfiles, no distingo entre mi usuario personal y el profesional para instalarlas. Tengo las mismas en todos los usuarios pero podría, y debería, hacerse diferenciación entre las instaladas en un sitio y en otro.

¿Cómo las instalo?

Instalarlas es sencillísimo y hay infinidad de ellas. Como todo, de algunas hay varias posibilidades y tienes dos opciones a la hora de elegir: probar a ver cuál te gusta más o mirar las opiniones de otros usuarios a ver cuál eliges (también hay una tercera: que alguien te la recomiende).

Para ponerlas solo tienes que ir a Configuración de Google Chrome y seleccionar ‘Extensiones’ en el lado izquierdo de la pantalla.  Por defecto, Chrome te ofrece algunas pero si quieres buscar y elegir más tienes que darle a:

Extensiones

 

Y por fin llegamos a mi última adquisición
Cuando clicas en ‘obtener más extensiones’ te lleva a la Chrome Web Store. Si pones en el buscador ‘ecosia’ y ahí te aparecerán varias opciones, entre ellas la aplicación y la extensión.

 

¿Qué es Ecosia?

Ecosia es el buscador que planta árboles cuando buscas en la web. Instalas la extensión, que es gratuita, para el navegador y úsala cada vez que busques. Cada vez que la utilizas, te aparece un número a la derecha, en el icono del árbol, que hace las veces de marcador.

Y sí, eso es todo. Ahora dirás que menuda chorrada, que eso no vale para nada, que… lo que quieras. Pero a mi me parece una gran idea, sencilla y que yo, internauta acomodada como muchos y espectadora de dramas diarios sobre los que raramente hago algo directamente, aplico. Además, es un buen buscador, no pierdo nada de lo que tenía y al mismo tiempo aporto mi micro-grano de arena.

 

¿Es el anuncio de Tampax una apología del tamponin?

¿Es el anuncio de Tampax una apología del tamponin?

tampax

Estoy un poco cansada de que la gente se meta con Amaia Salamanca por el anuncio de Tampax, por lo que voy a hacer de abogado del diablo y romper una lanza a su favor y proclamar su inocencia en este post. NO es un post sobre Amaia.

El problema aquí son los creativos/publicistas/anunciante que tratan de decirnos algo pero no alcanzo a comprender el qué. Y al parecer a todos se nos escapa (¿o no?). Dejo aquí el enlace del anuncio al que hago referencia por si alguien no lo ha visto aún – Amaia Salamanca y Tampax.

Ojalá hace 25 años alguien me hubiera explicado cómo ponerme el tampax y sus ventajas. Me hubiera ahorrado muchos disgustos de ropa manchada, días de calor incomodísima, días de playa perdidos, años de jersey en el culo, y un largo etcétera. Para mí ha sido y será uno de los mejores inventos de todos los tiempos (eso sí, mejorable, pero no voy a entrar aquí y ahora en estos temas). Cualquiera que haya empezado a usarlos en esa época y tratara de ponérselo según venía en las instrucciones, me entenderá.

Pero este post no trata de lo que Amaia muestra en el anuncio. Ni de lo que los publicistas (hombres) nos quieren enseñar a las mujeres desde su absoluta ignorancia; aunque no todo es culpa de ellos. La sociedad en la que vivimos muestra en determinados temas un puritanismo tan irracional que roza lo absurdo.

¿Quieren que les diga porqué el líquido de las compresas y todo lo relacionado con la regla es azul? No, no es porque menstrua la pitufina como dicen algunos. Estamos hartos de imágenes de violencia extrema, muertes, atentados, protestas, etc tanto en internet,como en las noticias, como en las películas. Ahora, pon un anuncio con una compresa o un tampax sangriento en la tele y se acabará el mundo…

Lo importante no es porqué Amaia le pone el tampax a un chico en la mano para hacerle la demostración. Lo importante, en mi opinión, es porqué todo el mundo se pregunta porqué es un chico y no una chica/amiga. Hay muchos matices y anexos a esta respuesta pero para mi la principal cae por su propio peso: porque si yo le explico a mi amiga cómo ponerse el tampax no será poniéndoselo en la mano precisamente, sino que mi ejemplo será más gráfico. ¿Se imaginan la imagen? Pues ahora imaginenla en televisión. Se acaba el mundo.

Y lo último, y en realidad lo único importante de todo: ¿Por qué uno de los chicos trata de robarle uno del bolso? No entiendo lo que tratan de decirnos con esto. Cuando yo estudié la carrera te decían que, en general, se pensaba siempre en un mensaje que un individuo medio (O_O) pudiera entender. No sé si esto significa que no llego a la media de inteligencia de un individuo o que el anuncio está dirigido a individuos por encima de la media… ¿Trata el chico de probarlo él mismo?¿Quiere hacer “tamponing”? Ésta última es la que tiene más sentido, pero no me cabe en la cabeza que el anunciante quisiera lanzar ese mensaje a favor de esa extraña práctica para emborracharse.

¿sugerencias?

No me gusta la profesora de mi hija.

Hasta ahora veía a los profesores desde el punto de vista de la alumna que fuí o desde el de amiga que soy, ya que conozco unos cuantos. Pero desde que soy madre y mi hija ha empezado en el colegio los veo de una forma diferente. Al menos a la que se encarga de la educación de mi hija.

Dejemos claro que mi hija acaba de empezar, es decir, está en párvulos y técnicamente es una pre-escolarización. Técnicamente ell@s no tienen por qué, y de hecho no lo hacen, cambiar pañales o mudar a los niños si se hacen pis encima. Mi hija no se hace pis ni de día ni de noche desde los dos años y pico, pero es taaaan buena que si no le dicen que vaya al baño o que coma puede llegar a casa con la braguita un poco húmeda y/o sin su “desayuno” sin tocar: porque nadie le ha dicho que podía comer.

He intentado explicárselo y también se lo he contado a la profesora pero aún no estoy muy contenta con los resultados. Vale que ella tiene que educar a mi hija y que tiene otros niños en clase, pero de verdad, que una niña esté con el pantalón mojado todo el día o que no coma desde las 8.30h que la dejamos hasta las 14h que llega a casa me parece algo serio. Y desde luego lo considero su responsabilidad. Y me la sopla si lo considera su trabajo o no, o si tiene más niños a su cargo: es mi hija y me duele.

Ah, y no solo es amor de madre, pero Alazne habla desde los 18 meses. Desde los dos años ya construía frases, sabía los 10 primeros números y distinguía un montón de colores y de formas geométricas. Y no porque hayamos insistido en enseñárselo sino porque es curiosa, pregunta, nosotros le respondemos y ella lo retiene porque, como todos los niños a esta edad, es una esponja.

Itsaso López Diez (Morrigants)

Fitxerora

Hace mucho tiempo, cuando estudiaba en el euskaltegi y aún vivía en Balmaseda, leí un libro que se titulaba “Kutsidazu bidea, Ixabel”. El protagonista iba a un caserío a practicar y mejorar su euskera, pero los habitantes eran tan “cerrados” hablando que muchas veces ni les entendía.

A parte de “Sin noticias de Gurb” creo que es el libro con el que más me he reído sin duda alguna. El caso es que el chico, cada vez que aprendía algo interesante decía: “fitxerora”; algo así como “al archivador”, “al fichero” y a mi se me quedó esa expresión por encima de todas las cosas del libro. Bueno, no. Aún me río cuando recuerdo la escena del tractor. Y se me saltan las lágrimas cuando él suelta su parrafada en castellano, sin espacios, ni comas, ni nada, como si fuera un hastagg larguísimo.

Y esa es la historia del nombre del blog. Poco más hay que decir sobre él. El resto lo iremos descubriendo todos al mismo tiempo.

Por Itsaso López (Morrigants)

Dando las gracias…

Este año, 2013, para variar decidí cambiar mi propósito de año nuevo de adelgazar y hacer más deporte por el de crear y llevar al día mi propio blog. Aún no está como a mi me gustaría, pero supongo que no está tan mal para empezar.

Mi primera tarea es dar las gracias a tod@s los que me han animado y a los que me han ayudado directamente. El primero de todos a mi chipichurri, Daniel Díaz por la paciencia que me tiene, todos los días me digo que tiene que ser amor por narices.

A José Rodríguez Hernández, que se pasó toda una tarde conmigo ayudándome a subirlo al servidor. Gracias por regalarme tu valioso tiempo. Espero poder devolver el favor algún día.

Gracias a Carlos Cabrera, que también le dedicó tiempo y paciencia en enseñarme (o tratar al menos de que aprendiera, porque he de reconocer que aún no controlo mucho) cómo funciona el wordpress.

Y gracias al resto de mis faceamigos (felix, Nacho, Celia, Laura, Paco, Ángel Quintana, Dany, Esther…) que me propusieron un montón de nombres y que, como verán, al final no he utilizado (qué poca vergüenza). Mención especial para Jessi Chattemoon porque lo prometido es deuda y si esto sigue adelante y ella quiere, tendrá una sección especial para ella solita: “El rincón del alma” aunque podrá cambiar el nombre a su placer si finalmente se decide.

¡Empezamos!